Desarrollo evolutivo de la memoria

memoria visual infantilDe acuerdo con Bruner (1973), los primeros recuerdos infantiles se codifican en el sistema sensoriomotor, mientras que las representaciones visuales se vuelven predominantes entre los 2 y los 7 años de edad. En contraste, las representaciones lingüísticas se desarrollan más lentamente y no se integran completamente con los modos de representación visuales y kinestésicos hasta la adolescencia.

Además si un acontecimiento traumático no contiene mucha información verbal, es más probable que se codifique en el sistema de representación visual y kinestésico de la memoria.

Anuncios
Publicado en 05- Desarrollo evolutivo, 11- Memoria | Etiquetado , , | Deja un comentario

Reguionizando la imaginería mental

imagineria mentalEn los últimos años existe una línea de investigación en psicología cada vez más potente que trata de incorporar la modificación de imágenes mentales al tratamiento de distintas patologías de origen emocional, como el síndrome de estrés post-traumático, la depresión o la ansiedad social, entre otros.

Ante la resistencia de ciertas patologías a los tratamientos tradicionales, en 2003 Brewin propone un nuevo modelo de representación de la memoria traumática, es decir, del epicentro de los trastornos psicologicos, los eventos del pasado que no han sido elaborados. Propone que coexisten dos tipos de recuerdos que responden a dos sistemas de codificación diferentes:

a) Recuerdos Accesibles Verbalmente (VAMs): Se organizan como una información más elaborada y a la que existe un mayor acceso consciente. Son recuerdos que tratan de dar una explicación lógica y ordenada a lo que nos ocurrió en el pasado.
b) Recuerdos Accesibles Situacionalmente (SAMs), se forman a partir de elementos perceptivos, que pueden ser muy fugaces y a partir también de las reacciones fisiológicas ligadas al impacto de la experiencia.

La teoría Dual propone que los recuerdos sensoriales del trauma no se procesan u organizan en las terapias verbales al uso sino que permanecen intactos a través de ellas. Cada vez hay más pruebas de que el conocimiento implícito de las situaciones, difícilmente verbalizable, es más importante para entender las emociones.

En este contexto, se está demostrando cómo las imágenes nos conectan con la memoria autobiográfica a través de episodios emocionales con mayor fuerza que las instrucciones verbales.

Muchas de las patologías de origen emocional llevan asociadas lo que se ha venido en denominar como memorias intrusivas. Estos flahsbacks que aparecen frecuentemente en forma de imágenes pueden ser el origen del mantenimiento de este tipo de patologías. La secuencia sería algo parecido a esto: una sensación (olor, imagen, sonido, experiencia corporal) nos conecta emocionalmente  con un episodio traumático no elaborado de nuestro pasado y nos trae a la conciencia una imagen de dicho acontecimiento junto a las emociones asociadas a ese evento. En el intento de abolir esa sensación nuestra cognición intenta racionalmente deshacerse de dicha imagen mediante pensamientos rumiativos (es decir, dándole vueltas constantemente al problema) perpetuando de este modo el ciclo.

Con el método de reorganización de la imaginería mental (del inglés imagery rescripting) se pide a la persona que traiga esas imágenes conflictivas a la conciencia y mediante cuestionamiento socrático se busca transformar dichas imágenes para incorporar nuevos elementos que modifiquen dicho recuerdo y hacerlo más accesible que el anterior ante los estímulos precipitantes. Puede que esto sea algo parecido a lo que Gervasio Sánchez ha hecho con sus fotografías de zonas en conflicto. Como escribió en un tweet del 23 de abril de 2013 “Sarajevo. Vuelvo a los lugares donde vi morir para equilibrar mi balanza anímica. Quiero ver vida y alegría donde vi muerte y desesperación”.

Ni que decir tiene que esta técnica conecta a las personas con emociones que ni ellas, ni las terapias psicológicas y psiquiátricas tradicionales,  suelen manejar por lo que no debería utilizarse sin la preparación adecuada.

Publicado en 09- Creatividad y Resolución de problemas, 09- Motivación y emoción, 11- Memoria | Etiquetado , , , | Deja un comentario

International Affective Picture System (IAPS) (22)

IAPSEl Sistema Internacional de Imágenes Afectivas, es un instrumento para el estudio experimental de la emoción y la atención en el laboratorio, originalmente diseñado por Lang et al. en 2008 y que ha sido adaptado al español en 2013 por Javier Moltó Brotons y su equipo de la Universidat Jaume I de Castellón. (22)

Parece ser que este instrumento que utiliza la imagen estática (fotografías) para activar emocionalmente a los participantes en estudios de laboratorio se está imponiendo a otros sistemas de estimulación como los que utilizan conjuntos de palabras, sonidos o fragmentos de películas.

Las imágenes del IAPS (más de 1000 fotografías en color que representan objetos, personas, paisajes y situaciones de la vida humana cotidiana) tienen la capacidad de activar determinadas estructuras cerebrales y desencadenar fácilmente un patrón de respuesta emocional similar al que tiene lugar ante los estímulos verdaderos. Evidentemente, la intensidad de la respuesta emocional provocada por las imágenes es menor que la que produciría el objeto o situación real, pero, a pesar de ello, las imágenes son capaces de provocar los mismos cambios fisiológicos, conductuales y subjetivos (Lang, Greenwald, Bradley y Hamm, 1993). Otra de las ventajas de la utilización de una base de imágenes es que éstas no requieren procesamiento lingüístico, por lo que pueden ser utilizadas para inducir estados emocionales en distintos países y en pacientes con deficiencias relacionadas con el lenguaje. Asimismo, es particularmente importante el hecho de que las imágenes sean estímulos estáticos. El empleo de señales dinámicas como películas o historias —que contienen movimiento o desarrollo narrativo— complican enormemente la interpretación de la respuesta afectiva, sobre todo si se tiene en cuenta que muchas de las medidas psicofisiológicas de la emoción (por ejemplo, la tasa cardíaca, los potenciales evocados, etc.) son sensibles a los cambios estimulares a lo largo del tiempo. La utilización de estímulos estáticos, como las imágenes, soluciona este problema y, además, sus parámetros físicos —por ejemplo, tamaño de la fotografía, duración de la exposición, brillo, luminosidad, color y frecuencia espacial— son muy fáciles de controlar y manipular experimentalmente (Bradley y Lang, 2007b).

Todas estas características han propiciado que el IAPS no sólo haya sido ampliamente utilizado en la investigación experimental de los procesos emocionales y atencionales en contextos de laboratorio, sino que se haya convertido en una herramienta metodológica de gran utilidad y de frecuente utilización en investigaciones del ámbito cognitivo y clínico.

Publicado en 06- Percepción y atención, 09- Motivación y emoción, 11- Memoria | Etiquetado , , , , | 5 comentarios

Jorge F. Bazaga. Psicodrama y Fotografía

jorge f bazagaLicenciado en Psicología (UAM, 2003). Postgrado DEA (UAM, 2013) Dep. Psicología de la Educación, Relato Identitario mediante Fotografía. Entre 2008 y 2013 formación como psicoterapeuta y psicodramatista en Madrid. Se encuentra en preparación de su Tesis Doctoral sobre Fotografía y Educación dirigida por José Luis Linaza Iglesias (Facultad Psicología UAM) y Marián L. Fernández Cao (Facultad de Educación UCM), y el libro sobre “Aplicaciones del lenguaje de la imagen en educación y psicoterapia: una guía de actividades para su empleo en cualquier entorno de aprendizaje, educación y terapia”. Creo que se pueden ver unos ejemplos de estas actividades en el siguiente enlace.

Publica en la revista “Vínculos” el artículo: FOTOGRAFÍA Y ANÁLISIS VISUAL en la representación psicodramática

También explica uno de sus métodos en un dossier que la asociación española de psicodrama publica en 2012. El título del artículo es: “Proyecto vital, psicodrama y fotografía

Publicado en 05- Desarrollo evolutivo, 09- Creatividad y Resolución de problemas, 10- Lenguaje y comunicación, 14- Casos de éxito | 1 Comentario

Marina Gómez Banovio, psi-psi

© Elena Gómez

© Elena Gómez

Este año en los encuentros de fotografía y periodismo de Albarracín tuvimos la oportunidad de escuchar por primera vez la intervención de una psiquiatra que utiliza la fotografía en su consulta.

Marina Gómez Banovio, que trabaja en Salud Mental de Málaga, retrata a sus pacientes con la intención de mostrarles una imagen diferente de sí mismos. En una única sesión les pide que posen tal y como se sienten respecto a su problema, y después hace otro retrato pidiéndoles que se muestren tal y como se verían si su problema hubiera desaparecido. Si bien su intervención carece de validación empírica, afirma que la introducción de la cámara en las sesiones terapéuticas, le da la oportunidad de abrir nuevos contextos en los que desarrollar narrativas alternativas a los problemas que las personas traen a la consulta.

Resulta interesante su trabajo también como método de prevención de bournout (o síndrome de “estar quemado”). Según sus palabras, fotografiar en la consulta, le ha dado la oportunidad de reavivar el compromiso que adquiere con sus pacientes. Creo además que el hecho de mostrar al público la intensa carga emocional que recibe un terapeuta en consulta funciona además como una importante válvula de escape para el propio terapeuta. Con el trabajo que titula “psi-psi” (de psiquis – psicosis) mezcla imágenes del personal sanitario con retratos de pacientes logrando que muchas veces sea indistinguible quién pertenece a qué grupo. Es su manera de mostrarnos la facilidad con la que cada uno de nosotros podemos pasar de un grupo al otro.

Utiliza la cámara también como registro de la evolución de los pacientes y también lleva a cabo retratos de familia con el objetivo de destacar el principal soporte emocional de sus pacientes. Marina afirma que tiene muchas intervenciones fotográficas en mente para seguir trabajando. Seguiremos su pista.

Publicado en 08- Identidad personal, 14- Casos de éxito | 2 comentarios

El método autofotográfico (21)

Título: Ciudad De Dios.Incialmente descrito por Robert C. Ziller en la década de los 70 (Ziller & Smith, 1977) propone que la persona que percibe el mundo de una determinada forma, sea ahora percibido a través de su fotografía. Los autores sugieren que es un método que permite comprender mejor a personas que presentan dificultades de comunicación como los adolescentes, ya que, al no depender de la habilidad verbal o escrita, implica una mayor posibilidad de expresar el self sin las limitaciones impuestas por el lenguaje verbal.

En este método, es el participante el que selecciona los estímulos por sí mismo por lo que existe una mínima interferencia del terapeuta en la forma de percibir el mundo.

En muchas de las ocasiones, se le ofrecía una cámara al participante invitándole a no preocuparse por sus habilidades técnicas, sino a centrarse en responder de la mejor forma posible a la pregunta “¿Quién es usted?”. Una vez impresas las fotografías se les pedía que las ordenaran comenzando por aquella que mejor ilustrase la respuesta a la pregunta propuesta. Las fotos eran categorizadas posteriormente en función de su contenido tomando como base el tema central de cada una de ellas. Los datos eran comparados con las fotos de otros grupos.

A partir del desarrollo de estos estudios, Amerikaner et al. (1980) sugieren la existencia de dos grandes factores que deben ser considerados en el uso de la fotografía en la investigación psicológica:

  • El contenido: se refiere a las fotografías en sí mismas, tomadas individualmente, sean de personas, lugares, actividades u objetos. Este aspecto ayuda al terapeuta a acceder a los sentimientos del pacientes así como le estimula a hablar de sus propios sentimientos. Contenidos extremadamente significativos también pueden extraerse de la omisión o ausencia de fotografías en determinada categoría que pueden ser explicitadas en el curso de la terapia.
  • El proceso: Esta dimensión se caracteriza por la forma en que la persona integra, responde y comprende su mundo. Es necesario que el investigador, modifique la manera de analizar las fotografías variando el foco de atención entre el significado concreto o abstracto y entre una única imagen o el conjunto de ellas. En las personas que enfocan el lado abstracto de las imagenes, es necesario pensar en cómo esas imágenes se vinculan con el lado real y tangible de sus vidas

Amerikaner et al. concluyen que el método autofográfico es especialmente útil para las personas que comunican y procesan la información de manera predominante por el canal visual, así como para las personas que tengan subdesarrollado esta vía de procesamiento de la información, con el objetivo de ser estimulado.

Publicado en 03- Seres fotograficos, 09- Creatividad y Resolución de problemas, 10- Lenguaje y comunicación, 14- Casos de éxito | Deja un comentario

Investigación psicológica entorno a la fotografía (21)

La fotografía ha contribuido a la construcción del conocimiento científico en psicología desde hace más de cien años. William James estableció por primera vez la relación entre estos constructos en 1890. Definió el significado de las palabras como imágenes sensoriales traídas a la conciencia. Así se adoptó el presupuesto de que parte de las personas con problemas para expresar verbalmente determinados temas, podrían beneficiarse de la utilización de fotografías para alcanzar una mejor comprensión de estos temas por parte del terapeuta.

En esta revisión bibliográfica llevada a cabo por Lucas Neiva-Silva; Sílvia Helena Koller de la Universidade Federal do Rio Grande do Sul (21) , se identifican cuatro funciones principales del recurso fotográfico:

  • Función de registro: la fotografía tiene el objetivo de documentar un acontecimiento durante la investigación.
  • Función de modelo: Las fotografías preseleccionadas se presentan a los participantes de los estudios para analizar su reacción a dichas imágenes.
  • Función autofotográfica: Los participantes reciben una cámara y se les pide que hagan un determinado número de fotos sobre un tema específico. El contenido de esas imágenes es categorizado posteriormente y evaluado en función del grupo de pertenencia de los sujetos.
  • Función de feedback: Los participantes son evaluados en determinado aspecto, después son fotografiados por terceras personas presentándoles los resultados para, finalmente, volver evaluarlos y ver si ha habido algún cambio.

El primer estudio publicado (Donaldson, 1890), tenía el objetivo de estudiar la relación entre “inteligencia” y las estructuras anatómicas del cerebro en el cadáver de una mujer.

En la primera década del siglo XX, se publicaron cinco estudios que hacían referencia a un nuevo invento llamado kinetoscope camara que era utilizado para estudios de movimiento ocular. Estudiaban la percepción visual y las ilusiones ópticas.

En los años 20, se intentó desarrollar, en el ámbito de los recursos humanos, un método para analizar la inteligencia de las personas a partir de la imagen de su rostro. Los estudios demostraron que este no era un método confiable de selección de personal.

A partir de entonces, la utilización de la fotografía se extendió a diversas áreas de la psicología. En 1975, Gosciewski publica el primer artículo en el ámbito de la clínica cuando utilizó esta herramienta con una paciente con la que tenía una completa ausencia de comunicación. Había observado que las personas cambiaban su tipo de relación con otras al compartir imágenes personales. Esto le llevo a solicitar a su paciente que seleccionara algunas imágenes significativas para ella y en poco tiempo la relación terapéutica se vio significativamente modificada. Gosciewski concluye definiendo tres ventajas del uso de fotografías en terapia:

  1. Profundizar en la relación terapéutica alcanzando cotas de confianza más rápidamente.
  2. Establecer el diagnóstico: las fotos pueden ayudar a identificar o verificar los principales problemas relatados por el paciente trayendo a la consulta determinados aspectos más difíciles de ser explicitados.
  3. Evaluación del progreso de la terapia de los aspectos que siguen siendo problemáticos

Este procedimiento fue fuertemente criticado por los siguientes motivos:

  • Pocas fotografías disponibles, por lo que sería necesaria una gran variabilidad de fotografías con contenido significativo tanto en términos cuantitativos como cualitativos.
  • Son fotografías hechas por terceras personas por lo que no se accede al mundo perceptivo del paciente.
  • En relación al tiempo en que fueron tomas las fotos, no referencian el modo en el que el paciente percibe el mundo en el momento en que ocurre la terapia.
  • Dificultad de ordenar de manera relevante una serie de fotos tomadas con carácter esporádico.

Quizá este sea el origen de la fotobiografía de Fina Sanz.

Publicado en 02- Historia | Deja un comentario